Noticias locas

Noticias locas

La dejan plantada en el altar y decide seguir la fiesta

#UnaDignidad #ABeberYComer #YoNoPierdoMiPlata

 

El caso de la italiana Nadia Murineddu es atípico por demás. Cuando una mujer acepta matrimonio, lo último que espera es que la dejen “vestida y alborotada”. Sin embargo, lo menos que hizo Murineddu fue alboroto, a juzgar por los detalles de la historia reseñada por varios medios internacionales esta semana. 

 

La italiana conoció a su pareja Giovanni Delegu hace siete meses a través de Facebook (normal…). A pesar del poco tiempo de intercambio, decidieron aventurarse a la experiencia del matrimonio. (Que ganas de joderlo todo)

Pero el día del casamiento, el sábado pasado, Delegu la llamó y le dijo que no llegaría a la parroquia de Sorso, ya que debía regresar al cuartel militar. (Aparte militar. Mi amor, no vas a ver ese muñeco en años)

A pesar de la tristeza y la decepción, cedió a la motivación de su padre quien le dijo: “Total, ya está todo pagado” (El viejo dijo, “no mi amor bastante plata que se gastó en esto así que a beberse ese whisky”). Aunque no hubo música ni fotos, sí comida, bebida y pastel.  “Debía ser una fiesta. El día más hermoso de mi vida, pero no quise que fuera el más horrible. Así que pensé lo mismo que mi padre. Y me dije: ´En el fondo, no se murió nadie, la vida continúa”, (Tan bella, ahora se emborracha, se engorda y más nunca se casa. Pero con una dignidad intacta) manifestó la mujer según citada por el diario La República.